SUSHI PARA SOLTERAS

17 Junio 2009

Hoy es miércoles y hemos quedado para cenar Sushi en casa de Dani como de costumbre. Paso por el supermercado directamente al salir del trabajo para comprar mi aportación alcohólica a la reunión de hoy. Al llegar Paula me abre la puerta mientras veo a Dani hablar por teléfono al fondo.

-“¿Dos botellas de vino Lola? Joder, parece que esta noche tienes mucho que contarnos..” – Me mira a la cara – “Y no creo que sea muy bueno”

Dani cuelga el teléfono y nos mira.

-“Parece que Isa tampoco viene hoy a cenar, tenía compromisos con la familia de Sergio. Me ha dicho que igual se pasa más tarde”

-“Vale” – Contesto Paula – “Entonces pidamos Sushi para solteras!” – cogió el teléfono y llamó al restaurante para hacer el pedido.

Dani reparó entonces en las dos botellas de vino que traía y luego me miró a la cara:

-“Y a ti… ¿que te ha pasado?”

Dos horas más tarde, treinta y dos piezas de sushi y cuatro copas de vino después, ya nos habíamos puesto al día y habíamos insultado al chico malo de setenta y ocho formas posibles. De hecho habíamos entrado en esa fase de competición alcohólica por ver quien de todas tenía peor suerte con los hombres.

-“Pues a mi me va bastante bien” – dijo Paula, y Dani le lanzó el recipiente vacio de plástico donde nos habían traído el sushi. – “¡Dani no seas guarra!”

-“Perdón perdón” – dijo Dani apurándose la última  gota de vino e incorporándose a ponerse más.

-“Tía, nos lo tienes que presentar” – miré a Paula – “Aún no conocemos al chico misterioso”

-“¡Debe de ser horroroso!! -gritó Dani – “A todos tus novios nos los has presentado mucho antes”

Me reí y Paula se indignó.

-“No es muy guapo, pero no es horroroso” dijo Paula.

Dani y yo cruzamos miradas y nos volvimos a reir.

-“¡Lo que pasa es que quiero ir despacio!” – nos grito Paula.

En ese momento sonó el timbre y Dani se levantó a abrir a Isa.

-“¿Que tal chicas?” – nos dijo Isa al entrar al salón.

-“Aquí hablando de Quasimodo, el novio de Paula” – le contesté, y entonces Paula me tiró la caja de sushi a mí.

Dani le acercó una copa de vino a Isa:

-“¿Un vinito para superar la cena familiar?”

Isa se quedó callada y se levantó, caminando hacia la nevera.

-“Prefiero una cocacola… ¿Tienes?”

Dani, paula y yo cruzamos miradas. Era muy raro que Isa no bebiera vino, con lo que le gustaba. La seguimos con la mirada mientras regresaba al salón abriendo la cocacola. Isa nos miró y se rió.

-“¿Que pasa? ¿Por que me miráis así…?” – Isa se volvió a reir.

– “Dinoslo tú Isa… – Paula la miró con un levantamiento de ceja – “¿Pasa algo?”

– “Vaaale” – Isa nos miró a todas – “Si que pasa… es que estoy embarazada”

Paula se levanto de un salto y le dió un abrazo a Isa, muy emocionada. Yo me sentí muy rara. Estaba muy contenta por un lado, pero una parte de mi se resistía a pensar que ya hubiéramos entrado en esa etapa. Me sentía muy rara. Al mirar a Dani le ví en la cara que ella estaba pensando lo mismo que yo. Me encogí de hombros y sonreí. Después nos levantamos a abrazarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s