CONECTAR O NO CONECTAR?

19 Septiembre 2009

Sábado por la mañana. Después del café con leche y los tres croissants con chocolate que me había zampado para desayunar, comencé a sentirme muy culpable por tal grado de ingesta de calorías sin razón aparente.

“Podría limpiar la casa” – pensé -“así además de hacer ejercicio, también hago algo útil”

Como me pareció un buen plan, saqué el aspirador y puse el volumen de la radio a tope, para escuchar la lista de los 40 principales. Y allí estaba yo, cantando a gritos y bailando, para ver si con suerte quemaba no sólo las calorías del desayuno, sino también las del helado de chocolate del miércoles.

Había aspirado el polvo de más de media casa cuando a los de la radio les dio por poner una balada de las que invitan a ponerte nostálgica, con lo cual me cortó todo el subidón. Decidí parar y fumarme un cigarrillo como alternativa a volver a atacar la bolsa de croissants de chocolate. Así que me tumbé en el sofá a descansar un ratito…

Y volví a pensar en él.

¿Que habría sido de mi “amigo online”? Hacía casi un año que no sabía nada de él. ¿Se acordaría de mi? Quizá no…

Y me dió como una punzada que me animó a conectarme. Tal vez lo mejor era decidirse y escribirle, y si no quería saber nada de mí mejor descubrirlo cuanto antes.

Me conecté a skype. Hacía tanto tiempo que no me conectaba que casi se me había olvidado la contraseña (o sería que por los nervios no atinaba a ponerla bien). Mientras cargaba el programa desee con todas mis fuerzas que él apareciera conectado..

Y allí estaba.

Parece ser que incluso solté un grito de felicidad, porque mi compi de piso, Sofía, se asomó a la puerta de la habitación a preguntarme si estaba todo bien.  Asentí con la cabeza y volví mi vista a la pantalla, tecleando rápidamente un saludo:

-“Hola guapo! que tal?”

Tardó casi 3 minutos en contestarme. Y no pudo ser más seco:

-“Hola”

Puse los ojos en blanco. En fin, habíamos estado muchos meses sin hablarnos, por lo que volví a insistir:

-“Como estas?? Cuanto tiempo…”

Esta vez tardó algo más de 10 minutos en responderme:

-“Bien, y tu?”

-Muy bien… bastante liada…

-Ya.. Pensaba que habías desaparecido.

Y ahí no supe muy bien que contestarle. Estuve a punto de contarle mis aventuras amorosas y mis decepciones de los últimos meses, pero decidí que no era un buen tema. Y mientras pensaba una respuesta mejor volvió a escribirme:

-“Me pillas un poco liado… hablamos en otro momento, vale?”

Suspiré.

-“Vale.. hablamos pronto. Besos”

Y me quedé esperando su despedida unos minutos. Pero al no contestar decidí que era mejor desconectar por hoy. Ya lo intentaría de nuevo otro día.

Aunque esta vez no podía dejar pasar tanto tiempo si quería recuperarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s